Monday, February 26, 2024

Tu éxito pop favorito ahora es una norteña gracias a EZ Band


Al principio, la versión de Jaime Guevara de “Hey There Delilah” suena como otro cowl más de la canción authentic de Plain White T’s. Pero unos segundos después, un acordeón entra en la mezcla. Acto seguido, Guevara cambia su canturreo del inglés al español.

“¿Qué tal, Dalila?”, canta mientras interpreta la letra y el sentimiento de la canción para una nueva audiencia. “Aquí estoy si te sientes sola”.

De repente, la canción que fue un éxito a mediados y finales de la década de 2000 se ha convertido en una norteña, una balada de un género regional mexicano que se apoya fuertemente en acordeones y otros instrumentos acústicos.

Guevara, un músico de Houston, y su EZ Band han creado más de una decena de versiones en estilo norteño, como “Creep” de Radiohead y “Simple on Me” de Adele, y su popularidad ha despegado.

La versión de “Hey There Delilah” de la EZ Band se ha reproducido más de 1,5 millones de veces en Spotify y al menos 2 millones de veces en TikTok. Su versión de “Santeria”, que originalmente es de la banda Chic, incluso llamó la atención de una cuenta de fanáticos. Y más recientemente, la banda se aventuró en territorio swiftie con una nueva versión de “Clean Area”, del álbum “1989” de Taylor Swift.

“Ha cambiado mucho mi vida”, dijo Guevara, de 33 años, en una entrevista, refiriéndose al interés reciente y creciente en la EZ Band y su álbum “Make it Norteño Vol. 1”.

Por supuesto, las versiones nuevas en diferentes géneros no son un concepto nuevo. Hay canciones de los Beatles que se han convertido en polcas y “Lodge California” ha recibido el tratamiento del ukelele. Pero las canciones de la EZ Band están ganando popularidad en un momento en que la música norteña y otros géneros regionales mexicanos como los tumbados se están volviendo más populares.

Estas mezclas de viejos éxitos de las listas del High 40 y música norteña ofrecen a los estadounidenses de primera y segunda generación una forma de conectarse con una herencia musical que no siempre conocen o que tal vez han dejado atrás. También expone el specific sonido norteño a nuevas audiencias en Estados Unidos.

El sonido de la música norteña tiene influencias que se remontan a la década de 1840, cuando los alemanes comenzaron a establecerse en lo que hoy es el sur de Texas, explicó Celestino Fernández, profesor jubilado de sociología y consultor de la Universidad de Arizona.

“Trajeron consigo su música y el acordeón fue un instrumento fundacional del vals y la polca”, afirmó Fernández. “Entonces los mexicanos, con la guitarra de 12 cuerdas, básicamente crearon la música norteña”.

Guevara, quien nació en Monterrey, México, contó que sus versiones fueron producto de su experiencia de vida: creció escuchando norteñas gracias a su padre, quien, dijo Guevara, tocaba música en los autobuses por propinas en México. Cuando se mudó a Houston con su familia, a los 9 años, estuvo expuesto a nuevos géneros musicales en un idioma nuevo. Años después, la esposa de Guevara, que es de Minnesota, le presentó más música nueva de la amplia gama del pop estadounidense.

“Yo soy de la generación que creció aquí escuchando toda la música en inglés, pero que también tiene familia que escucha norteñas, dijo Guevara. “Recibo muchos comentarios en los que la gente cube: ‘Estás juntando mis dos mundos’”.

Durante décadas, la música norteña ha sido standard principalmente en las regiones donde se originó: el norte de México, el suroeste de Estados Unidos y California. Pero en los últimos años, el género ha ganado un nuevo reconocimiento gracias, en parte, a la popularidad de otros artistas latinos como Unhealthy Bunny y Peso Pluma. Ambos han colaborado con bandas norteñas.

Desde que Peso Pluma colaboró a principios de este año con la banda regional mexicana Eslabón Armado en “Ella baila sola”, la canción alcanzó el puesto número 4 en el Scorching 100, la lista pop principal de Billboard, y ha sido reproducida más de 380 millones de veces en YouTube.

“No pensé que alguna vez alcanzaría el nivel al que ha llegado”, dijo Guevara sobre el interés precise por la música norteña. “Sorprende un poco ver cómo se ha disparado tanto”.

Fernández dijo que parte del auge de la música norteña podía atribuírsele al crecimiento de la población latina en Estados Unidos.

“Creo que lo que estamos viendo es que hay más y más migrantes mexicanos en Estados Unidos, sobre todo en el suroeste y la gente trae su cultura”, dijo. “Algunos han oído esa música en su casa cuando eran niños y ahora tal vez se están reconectando con ella”.

Catherine Ragland, profesora de etnomusicología en la Universidad del Norte de Texas, dijo que había notado el interés en su propio vecindario. Los adolescentes que solían poner rap y reguetón en sus autos, aseguró, ahora están escuchando música regional mexicana a todo volumen.

Para los inmigrantes que se mudaron a Estados Unidos hace poco o a temprana edad, escuchar música más tradicional puede ser una forma de conectar con su cultura, dijo Ragland.

“Esta es una manera de sentirse más auténticamente mexicano y en realidad conectar con eso”, dijo Ragland. “Cuanto más regresan a estos estilos más antiguos, más te sientes realmente conectado con algo”.

Pero quizás una explicación más easy de la nueva popularidad de la música norteña es que es pegajosa y fácil de bailar.

“La música norteña es música para bailar”, dijo Fernández. “Cuando hay eventos, a la gente le gusta bailar, y los mexicanos y los mexicanoamericanos tienen muchos eventos a su alrededor”.

En todo México y partes de Estados Unidos, las bandas norteñas a menudo son contratadas para tocar en bautizos, primeras comuniones, bodas e incluso funerales, dijo Fernández. En Houston, la EZ Band ha tocado en bares, fiestas y, recientemente, en un espectáculo de medio tiempo en un partido de la Main League Soccer.

Luego de descubrir a la EZ Band en las redes sociales, Juan Loya, director de mercadeo multicultural del Houston Dynamo, se puso en contacto con el grupo y los invitó a actuar.

Loya, de 45 años, creció en Houston y dijo que la música del grupo le hacía eco porque sus padres eran de México y solía escuchar norteñas en fiestas y otros eventos. Comentó que pensaba que la fanaticada de Dynamo, que es sobre todo hispana, también le iba a gustar.

“Escucharla en una perspectiva distinta o en otro sabor”, dijo Loya del sonido norteño de la EZ Band, “realmente es muy impactante para mí, y creo que no soy el único”.

Adriana Torres, de 38 años, de Maryland, dijo que conoció la EZ Band mientras navegaba por las redes sociales y quedó enganchada con su sonido.

“Inmediatamente me hizo viajar años atrás”, dijo Torres, quien agregó que creció escuchando norteñas y otros géneros mexicanos.

“Esto realmente conmueve a personas como yo, mexicanoestadounidenses, pero también a todos”, dijo. “Expone nuestra música en ese estilo”.

Jesus Jiménez es un reportero de temas generales. Más de Jesus Jiménez.




Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Latest Articles